Siendo el sector de la construcción uno de los más contaminantes del planeta, por las emisiones de CO2, la materialización de nuestras viviendas busca utilizar mayoritariamente materiales con un mínimo impacto ambiental y que pueden sustituir sin problema a los más tradicionales.

Por otro lado es un sector que genera alto porcentaje de residuos, por lo cual hay material de sobra para reciclar.

El cuidado del medio ambiente es fundamental, y estas viviendas son construidas a partir del reciclaje de contenedores marítimos, adaptándolos a través de diferentes sistemas de construcción en seco, utilizando componentes ecológicos para la aislación, termoacústica, siendo esta ignífuga, anti humedad, y anti moho e insectos.

ESTRUCTURA

Contenedores Marítimos

Los contenedores marítimos son perfectos como sistema estructural para la construcción. Diseñados para cargar toneladas de peso y se pueden apilar en altura gracias a su resistente bastidor estructural.

Esta estructura pesa menos que una normal de acero u hormigón, y tiene mayor resistencia, lo que es una gran ventaja, requiere mucha menor cimentación y preparación del terreno, abaratando los costos.

La estructura constructiva se realizará en base a contenedores marítimos reciclados de 20 pies (aprox.15m²) y 40 pies (aprox.30m²). La posibilidad de combinación de estos módulos está abierta a las necesidades de cada caso. Son intermodales, lo que significa que deben cumplir una serie de estrictas normas ISO, por lo que se pueden transportar sin problemas.

Debido a sus medidas estandarizadas, pueden combinarse, para obtener diferentes diseños. Al ser un sistema modular, por lo general, se puede ampliar la vivienda sin grandes complicaciones, según las necesidades y el presupuesto de cada uno.

Los contenedores cuestan relativamente poco, sobre todo comparados con la construcción de edificios convencionales. La reducción de costos también es debido a que se requieren cimentaciones más sencillas.

Su durabilidad y robustez, entre otros factores, hacen que la arquitectura de contenedores cumpla con el concepto de diseño de las 3 R : Reutilizar, Reciclar y Reducir.

AISLACIÓN

Celulosa Proyectada

La celulosa está hecha de fibras de papel y cartón estabilizadas. Una vez que se ha usado ese papel o caja, puede reciclarse para hacer aislamiento de celulosa. El aislamiento de fibra de celulosa consiste en un 85% de fibra de papeles y cartones reciclados.

Son fibras de celulosa preparadas especialmente y tratadas químicamente para resistir al moho y al fuego. Se aplica por rociado y se adapta a cualquier superficie. Combina un material natural como es la celulosa reciclada con el desarrollo y la aplicación proyectada. El resultado es un revestimiento monolítico fuerte y durable de espesor.

Como aislamiento térmico y acústico se reparte muy bien en todas las cavidades sellando todas las juntas o huecos donde se puedan generar corrientes de aire o convección. Es resistente contra el fuego, el moho, la condensación y los insectos.

Debido a su densidad, la celulosa proporciona una supresión de ruido superior. Y absorbe el 90% de todos los sonidos provenientes del exterior.

La fabricación de aislamiento de celulosa toma 1/5 de la energía que la fibra de vidrio.

Se comporta como la madera, equilibrando puntas de temperaturas a la vez que tiene una gran capacidad térmica de almacenamiento, actúa de forma anticíclica durante 8/12 horas, manteniendo así el fresco matutino en verano durante las tardes. En invierno protege contra el frío de forma similar a como lo hace la madera.

Gracias a sus fibras cerradas, la celulosa proyectada impide que el calor y la habitual humedad reinante en el interior, toque la superficie fría de la cubierta que da al exterior, impidiendo así la formación de gotas de agua internas por condensación.

REVESTIMIENTOS

Placa de yeso laminado

Es un material de construcción utilizado para la ejecución de tabiques interiores y revestimientos de techos y paredes. Suele utilizarse en forma de placas, paneles o tableros industrializados. Consiste en una placa de yeso laminado entre dos capas de cartón, por lo que sus componentes son generalmente yeso y celulosa, aprovechándose de la buena resistencia a la compresión del yeso con la buena resistencia a la flexión que le da el sándwich de cartón. El montaje de las estructuras suele realizarse con perfiles de acero galvanizado de muy bajo peso y espesor.

El yeso es una materia prima natural y universal, se encuentra abundantemente en la naturaleza y sus residuos son biodegradables. Las placas de yeso tienen un muy buen balance ecológico debido a su eficiente utilización de las materias primas como el yeso, agua y cartón. en el proceso productivo. El último esta hecho de gran cantidad de papel reciclado, En la construcción se utiliza comúnmente las placas de yeso-cartón  por sus excelentes propiedades bioclimáticas, de aislamiento acústico y térmico, resistencia al fuego y regulación higrométrica, mecánicas y estéticas proporcionando bienestar y comodidad. Contribuyen a la sustentabilidad con respecto a economía y ecología.

Los productos del yeso son sustentables, no sólo porque el proceso de producción optimiza los recursos, sino también por la capacidad de reciclado de su materia prima. Las placas se reciclan para producir nuevamente yeso. La cantidad de basura se minimiza y se cierra el ciclo de vida del yeso.

Placa aglomerada

Las placas aglomeradas son ecológicas. Los materiales utilizados en su confección, foil de aluminio, polietileno y pasta celulósica laminada con distintos polímeros, de difícil degradación natural, son reprocesados sin la utilización de ningún agente fenólico o químico, no impactando negativamente sobre el Medio Ambiente, y contribuyendo a la disminución de la tala indiscriminada de árboles.

Son fabricadas mediante un proceso de clasificación, separación triturado y secado de rezagos industriales no contaminados.

Se logra una placa aglomerada impermeable, acústica, de gran dureza y muy versátil.

Dadas las características especiales de impermeabilidad y termoformado son óptimas para la industria de muebles del hogar (especialmente aquellos que se encuentren en ambientes húmedos, como vanitories, bajo mesadas, etc.), aunque también es muy útil para el resto de este tipo de muebles (alacenas, bodegas, mesas, sillas, etc.) e inclusive muebles de jardín.

Piso laminado – piso vinílico

Los pisos laminados son hechos a base de resina de melanina y fibras de madera, gracias a esta combinación pueden simular piedra o madera plastificada. Además de otorgarle durabilidad y un excelente acabado.

 Los pisos vinílicos  están hechos de policloruro de vinilo, comúnmente conocido como PVC. Este es un derivado del plástico que lo hace muy flexible

 Los pisos vinílicos combinados, hechos con PVC y una fibra de vidrio, polvo de piedra y bambú. Éstos son conocidos en el mercado como pisos vinílicos de alta gama.

Madera Biosintética

Siendo la madera un recurso renovable, tiene una vida útil corta o requiere un mantenimiento bastante intensivo y costoso. La madera biosintetica es una alternativa novedosa y sustentable y tiene el aspecto y las propiedades similares a la madera, pero una enorme durabilidad.

Es un material compuesto de plásticos reciclados y cáscara de arroz, que evita los problemas que presentan las maderas al estar a la intemperie.

No absorbe humedad, evitando la acumulación de hongos; no es atacado por insectos. Es amigable con el medio ambiente, sin agregados contaminantes como en el caso de las maderas tratadas con CCA (cromo, cobre y arsénico) que son altamente tóxicas.

La elección de utilizar madera biosintética permite la construcción de decks, pérgolas, tejuelas de techos y siding, con la calidez de la madera.